Inicio | Contacto
Facebook

Sobre los Animales« volver

Focas y Leones Marinos

14 de enero de 2010

Focas y Leones marinos


En la naturaleza: estos animales son depredadores acuáticos especializados, gregarios y algunas especies viven en grandes grupos. Se alimentan de una variedad de pescado, calamar, crustáceos y estrellas de mar, algunas también comen pingüinos. Todas las especies son muy activas físicamente y nadadores muy rápidos. Las focas de California se sumergen durante 15 minutos a profundidades de 100m. Aunque algunas especies son sedentarias, otras cambian de habitat según la estación. Todas tienen un comportamiento de juego y exploración muy marcado.


En los circos: estos animales suelen vivir en aislamiento o en parejas y en espacios muy reducidos con un limitado acceso al agua.

“Debido a sus características biológicas, a su comportamiento social altamente desarrollado, a lo inapropiados para el transporte frecuente así como a su necesidad altamente especializadas de alimentación y especio, es imposible que los circos puedan mantener focas de un modo apropiado a las necesidades de los animales individuales. Es más, algunas especies de focas están amenazadas de extinción”. SCHWAMMER, Dr. Harald, PECHLANER, Dr. Helmut, GSANDTER Hermann, Dr. BUCHLKRAMMERSTATTER, Guidelines for keeping of wild animals in circuses, Vienna 1996.


 

Sobre esta sección:

Por su naturaleza itinerante, ningún circo, ni aún con las mejores intenciones, puede ofrecer a los animales salvajes unas condiciones, ni físicas ni sociales, que le garanticen un mínimo bienestar. En esta sección comparamos el comportamiento natural de los animales con sus condiciones en los circos exponiendo los problemas de salud y psicológicos que sufren en estas instalaciones.

Para facilitar su manejo y reducir los riesgos para las personas, es habitual la extirpación de las garras de los felinos. Una práctica brutal y muy dolorosa para los animales ya que consiste en cortarles la tercera falange de cada dedo hasta la articulación. Así pues, no sólo se amputa la garra sino también hueso, nervios, capsulas de las articulaciones, ligamentos y tendones.

El dolor puede ser atroz y crónico para los animales por daños al nervio radial o a las almohadillas y la modificación de su pie puede llevar a anormalidades en su movilidad, problemas de espalda y articulaciones.

Esta extirpación puede incluso afectar la personalidad de los animales, ya sea tornándolos más apáticos como más nerviosos, asustadizos y, por tanto, agresivos. Algunos pasan a defenderse entonces con los colmillos (que también es común arrancar o lijárselos)
Banner 36 horas Los Animales no son payasos